¡Horror! Miles de niños indígenas abusados y asesinados en internados católicos de Canadá

404
Monjas y sacerdotes depravados cometieron los crímenes
Monjas y sacerdotes depravados, perpetraron los crímenes contra los niños

Por: Cristian Antonio Cooz.-El monstruoso episodio comparable con el genocidio nazi, no es nuevo. Ha sido investigado por años y ahora, un informe final muy escalofriante revelará todo el terror, angustia y sufrimiento de miles de niños indígenas que fueron asesinados en internados católicos desde finales del siglo XIX hasta la década de los años 70, e incluso de los años 90 del siglo XX en todo Canadá.

La sociedad canadiense está conmovida e indignada hasta sus cimientos por tan abominable hecho, al punto de que exigen que los responsables que aún viven, vayan a un nuevo “Juicio de Núrenberg” para que respondan por estas muertes de niños indígenas que fueron separados de sus familias y que, “para ser reeducados en la religión católica y enseñarles inglés y francés”, pero que terminaron a merced de diabólicos y reprimidos sacerdotes y monjas, quienes les vejaron y terminaron asesinándoles.

Uno de los internados católicos más terribles y conocidos, es el de Kamloops Indian Residencial School, ubicada en la ciudad homónima de la provincia de la Columbia Británica de Canadá. Esta institución de terror, funcionó desde 1890 a 1978, y tenía capacidad para unos 500 estudiantes niños indígenas. En los alrededores de esta terrorífica escuela católica, han encontrado a principios de junio de 2021, restos de no menos de 215 niños y niñas indígenas, enterrados en fosas comunes.

La indignación en Canadá crece contra la Iglesia Católica y especialmente contra las monjas y sacerdotes infernales que, según los informes que van saliendo a la luz (se comportaron peor que los SS de campos de concentración nazis), vejando, mutilando, apaleando y asesinando a estos niños indefensos, con la macabra excusa de  “reeducarlos” para que abrazaran el catolicismo y el nuevo idioma, a expensas de su identidad indígena.

El Papa de Roma no quiere disculparse

Como ya se sabe, la política de los “civilizados” gobiernos de Canadá de entonces, era obligatoria, brutal y clara: asimilar a la nueva cultura a los niños indígenas y encarcelar a los padres o familiares que quisieran oponerse a ello.

Así, miles de niños fueron arrancados del seno de sus familias y llevados a estos centros internados católicos, donde eran recibidos por los depravados sacerdotes y monjas inquisidores, autoritarios, brutales y en casi todos los casos, sexualmente depravados ante la inútil y pretenciosa política de la iglesia católica del celibato.

Al respecto, Jason Louie, jefe del grupo Lower Kootenay Band, dijo que utilizando equipos de radares de penetración de suelo, pudieron descubrir las tumbas de los niños y que se estima que haya unas 1.100 o más.

“Es un asesinato en masa de los pueblos indígenas…los nazis fueron responsabilizados por sus crímenes de guerra (contra judíos y otras minorías). No veo ninguna diferencia en ubicar a los sacerdotes, monjas y hermanos responsables de este asesinato en masa para que rindan cuentas por su participación en este genocidio”, dijo Jason Louie.

Nadie les creía semejantes relatos de horror

Louie dijo que esto es apenas el comienzo de los descubrimientos de estas fosas comunes de niños, víctimas de sacerdotes y monjas católicos. Destacó que aun con todas estas pruebas, el líder de la iglesia católica, el Papa Francisco, se niega a disculparse, pese a lo exigido por el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien ha prometido llevar las investigaciones hasta las últimas consecuencias.

La tribu Tk̕emlúps te Secwépemc, ha dicho que son más de  6 mil niños las posibles víctimas de los aberrados sacerdotes y monjas, pero que esto, que ya lleva muchos años de investigaciones, es algo que ellos denunciaron al ser despojados de sus hijitos que nunca más volvieron y que nadie les creía hasta ahora. “los sacerdotes y monjas católicos los abusaron y asesinaron” dijeron.

Rosanne Casimir,  jefa de la tribu Tk̕emlúps te Secwépemc dijo que los menores estuvieron a merced de las bajas pasiones de las monjas y sacerdotes católicos, y que entre ellos se encuentran niños de hasta 3 años.

¿Culpa del celibato? Monjas y sacerdotes depravados

Ciudadanos canadienses indignados hasta el paroxismo, han arremetido contra los métodos y formas de la iglesia católica, afirmando que “la culpa es del celibato”. Señalan a esta práctica expresamente católica. “Despojar del sexo a monjas y sacerdotes para intentar crear santos, tiene el efecto contrario…crea diabólicos reprimidos sexuales que explotan dando rienda suelta a sus bajos instintos al ser mutilada una parte importante de su naturaleza humana”, expresó un ciudadano canadiense de la Columbia Británica que no quiso ser identificado.

Casimir dijo que están investigando estas atrocidades desde hace muchos años y que la iglesia católica ocultaba lo sucedido, pero que ya todos conocerán las maldades increíbles que perpetraron algunos de sus monjas y sacerdotes.

Destacó casimir que luego de 1920, cuando el estado canadiense instauró la obligatoriedad de asimilación de los niños indígenas a los estándares de la nueva religión y sociedad, muchos de los padres de estos niños fueron amenazados con cárcel sino entregaban a sus hijos en manos de los perversos sacerdotes y monjas católicos, que controlaban más del 70% de los internados donde ocurrieron todas estas barbaridades, dignas de una película de terror.

El Informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) describió el escalofriante caso de los niños abusados y asesinados como “un genocidio cultural”. Algunos de los indignados ciudadanos de Canadá, han comparado este horroroso crimen continuado, con los campos de exterminio nazis, como Auschwitz o Treblinka en la Polonia ocupada por Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

El jefe nacional de la Asamblea de las Primeras Naciones de Canadá, Perry Bellegarde, ha recalcado que: “Los sobrevivientes han estado diciendo esto durante años, y años, pero nadie les creyó”. En estos internados del terror como Kamloops, abiertos desde 1874 a 1996en todo Canadá, fueron llevados unos 150 mil niños, principalmente de las tribus intuit y métis, quienes fueron entregados a  sacerdotes y monjas depravados y sádicos, quienes trataron con barbarie a estos indefensos niños.,

Bebés engendrados por sacerdotes y arrojados a hornos

Las tribus de Canadá no solo culpan a los sacerdotes y monjas católicos, sino además a la perversa política gubernamental y los artífices de arrancar a los niños por la fuerza a sus familias y llevarlos a esos horrorosos internados, donde muchas veces también morían de sed, hambre, fatiga o por los abusos de los depravados clérigos católicos, según puede leerse en el Informe de la Comisión Verdad y la Reconciliación, de unas 4 mil páginas.

En este estremecedor informe, se cita a los sobrevivientes, quienes lograron escapar para refugiarse en las montañas hasta poder regresar caminando con sus padres y tener que ocultarse para siempre…hasta ahora.

Estos sobrevivientes, son quienes aseguran que hubo casos monstruosos en donde los sacerdotes engendraban bebés en sus víctimas y que luego, al nacer, arrojaban estos mismos bebés a hornos, para acabar con cualquier prueba viviente de los horrores perpetrados en nombre de la fe católica.

Hasta la fecha, se han identificado muchas tumbas de menores en alrededores de los infames internados como Kamloops. Se estima que han contabilizado unas 4 mil tumbas hasta ahora (junio 2021), pero al parecer hay miles más, afirma con estupor el nativo originario Murray Cinclair, exjuez, exsenador de Canadá y expresidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, quien agregó:  “tendremos que empezar a prepararnos para esto”.

Con las tumbas que serán exhumadas, podrían salir a la luz todos los cuentos de horror y atrocidades perpetradas por estos sacerdotes y monjas católicos de pesadilla que, ante el mundo mostraban una cara de bondad, pero que tenían un corazón diabólico.

En Kamloops, religiosos con fachada de buenos, cometían atrocidades