A Lukashenko le dio “una moridera” tras reunirse con Putin

416

Cristian Antonio Cooz.-Luego de reunirse a puerta cerrada con el dictador ruso Vladimir Putin en el marco de la Cumbre Económica Euroasiática, al dictador de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko le dio un “síncope”, por lo que Putin ordenó lo trasladaran de emergencia a un exclusivo centro médico de Moscú, donde permanecería retenido.

Fuentes bielorrusas difundieron la noticia de que Lukashenko fue sacado “en estado crítico” de la cumbre y que no entendían por qué Putin habría ordenado retenerlo en Moscú cuando pudo haber sido trasladado y atendido en la misma Bielorrusia.

Lukashenko había volado a Moscú el pasado martes 23 de mayo para participar en el II Foro Económico Euroasiático de la Unión Económica Euroasiática (UEE) integrada por Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Armenia.

El político opositor bielorruso Valery Tsepkalo, confirmó que Lukashenko había ido a parar al Hospital Clínico Central de Moscú bajo férrea escolta militar rusa. Desconocen las posibles exigencias de Vladimir Putin que pudieron haber hecho colapsar a Lukashenko, quien al parecer ya presentaba un delicado estado de salud desde hacía semanas.

¿Rehén de Putin?

En Bielorrusia creen que Putin retiene a Lukashenko a Moscú como “rehén” porque quiere tener el control total del gobierno en Minsk. Incluso hay fuentes anónimas que indican que Putin estaría preparando incluso la presunta anexión de Bielorrusia a la Federación Rusa.

Fuentes de la oposición Bielorrusa, sospechan que en la reunión a puerta cerrada que provocó el colapso de Lukashenko, un ya impaciente Putin por la reticencia bielorrusa de participar en la invasión de Ucrania, gritó y trató abiertamente como lacayo al dictador Bielorruso, e incluso le habría dado la orden directa de atacar a Ucrania desde el norte.

Hay que recordar que Moscú está en etapa de transferencia parcial de armas nucleares tácticas a Bielorrusia, pero de las que Putin conservará el control total. Fuentes más moderadas, indican que se desprende de esta situación que la conversación entre ambos dictadores sobre el tema de cabezas nucleares tácticas y sobre la invasión rusa de Ucrania, es lo que condujo a Lukashenko  al colapso que supuestamente lo ha colocado al borde de la muerte en ese hospital moscovita bajo la estricta vigilancia de los servicios de seguridad de Putin.