“Parlamentario fue quien llevó homicida de doctora Nardy Mora pa´ que criara cochinos en Escuela Guerra Méndez”

2072
Exigen que responsables expliquen por qué tenían a un criminal cuidando cochinos en la escuela Guerra Méndez

Cristian Antonio Cooz.-Horrorizados, indignados y tristes, entre otros sentimientos agolpados en sus corazones, así dijeron sentirse familiares, amigos, vecinos y colegas de la doctora Nardy Mora que escenificaron una protesta en horas de la mañana de este lunes 29 de agosto frente al Palacio de Justicia de Valencia, exigiendo que caigan todos los responsables por el crimen de esta médico que fue asesinada y descuartizada la semana pasada por el vigilante de una cochinera que funciona en la Escuela “Rafael Guerra Méndez” de la parroquia Santa Rosa en el consultorio popular en que trabajaba ubicado en el mismo recinto.

En el marco de esta sentida protesta, la doctora Dilimelys Bustillos aseguró que el vigilante de la cochinera, presunto asesino de la doctora Nardy Mora “…tiene dos antecedentes, droga y un parlamentario lo llevó al liceo para que trabajara ahí criando cochinos, obligando al director de la institución (Escuela Rafael Guerra Méndez) a tenerlo ahí porque él es parlamentario ¿Quién estudió el expediente de ese asesino? ¿Cómo él (el parlamentario) va a meter una persona sin ningún tipo de conocimiento en una escuela donde hay menores de edad?

“Que caigan todos los responsables”

Bustillos se preguntó además “ ¿Quién le dijo a ese parlamentario que él puede decidir sobre una estructura pública donde estudian nuestros hijos? ¿Hasta cuándo se une la política con la parte normativa, con la salud? Ya está bueno. Nosotros no podemos trabajar en un liceo sin condiciones. Somos médicos, necesitamos institutos aptas para poder trabajar ahí”, dijo.

En nombre de los médicos que le acompañaban durante la protesta, recalcó que “no podemos mandar médicos a una estructura que es un monstruo, un liceo inmenso y no debe haber solo una persona sola, sin seguridad, sin ser oída, sin apoyo de nadie. ¿Vale la pena ejercer  la salud así? No queremos más. Queremos que ese parlamentario nos explique cómo lo contrató (al presunto asesino de la doctora Nardy) y queremos que el director nos explique cómo había un médico trabajando ahí sin él estar ahí. Queremos que el coordinador docente nos explique cómo asignaba un médico en un área que no está apta para ejercer la profesión ¡queremos justicia y que caigan todos los responsables! ¡Todos tienen que pagar!”,

El Colegio de Médicos emitió un comunicado exigiendo “todo el peso de la ley para el asesino de la doctora Mora”. Por su parte, la doctora Dilimelys Bustillos pidió mayor seguridad para los médicos populares, pues como recordó, los Centros de Diagnóstico Integral están en los barrios.

Igualmente mientras las autoridades todavía buscaban este lunes  en el río Cabriales otras partes del cuerpo de la infortunada doctora, a grito en cuello, los manifestantes dijeron no comprender por qué el presunto monstruo homicida, no había sido trasladado a tribunales.

Con pancartas en mano, muchas de las cuales rezaban “queremos justicia”, los indignados dolientes de la doctora Moreno exigieron saber qué estaba pasando con el presunto homicida vigilante de la cochinera.

Vigilia por la doctora Nardy

Los manifestantes indicaron que este mismo lunes a las 7:00pm, realizarían una vigilia por la doctora Nardy Mora en el sector La Romana, sur de Valencia, tal como lo dijo su atribulada madre, la señora Vilma Coromoto Sartolin, quien clamó justicia por la muerte tan atroz de su querida hija.

La hija de 18 años de la doctora Nardy Mora lamentó la irreparable pérdida de su madre en tan atroces condiciones y expresó que “´pido justicia y no quiero que pueda pasar esto con otra persona”.

A su vez, la doctora Gleimar Gil manifestó que “laboramos en sitios no seguros. No tenían que esperar esto sucediera para tomar medida. Entonces exigimos nos manden comisiones de seguridad para nuestros sitios de trabajo. No podemos seguir así. Monstruos como él (el asesino de la doctora Nardy) hay muchos en la calle y no nos podemos arriesgar. Hoy fue ella y mañana podemos ser uno de nosotros. Queremos que nos garanticen seguridad”.

El macabro crimen

Como ya se sabe, fue la noche del pasado viernes 26 de agosto que la Unidad Canina K-9 Forense Nacional del Senamecf encontró parte de los restos de la doctora Nardy Carolina Mora Rubios de 46 años en el patio de la Escuela Dr. Rafael Guerra Méndez al sur de Valencia, estado Carabobo; y por este macabro hallazgo,  las autoridades detuvieron como principal sospechoso del monstruoso asesinato de la doctora  Nardy Carolina Mora Rubios,  a uno de los 3 vigilantes  de las instalaciones, quien había sido contratado para cuidar ¡una cochinera que el Consejo Comunal tenía en el sitio! Contraviniendo esto las más elementales normas de salud e higiene.

Al parecer, el brutal asesinato de la doctora Nardy Morenofue perpetrado el miércoles 24 de agosto. Según arroja la investigación del Cicpc, la doctora Nardy Mora, fue dada como desaparecida ese mismo miércoles, luego que no regresara a su casa tras ir a trabajar al consultorio ubicado específicamente en la escuela Dr. José Rafael Guerra Méndez entre calle Farriar con Infante, parroquia Santa Rosa de la capital carabobeña.

Desde el viernes 26, comisiones del Cicpc Valencia comenzaron la búsqueda de la doctora Nardy. Esta búsqueda llevó a los agentes del Cicpc a determinar que la doctora sí había ingresado a trabajar ese miércoles al consultorio popular donde apenas tenía 2 meses laborando, pero que no había salido de ahí.

Eso lo evidenciaban las grabaciones de cámaras de seguridad de locales aledaños. Así que, ubicando a la doctora en ese lugar, estaban casi seguros que permanecía dentro del colegio, ya fuera secuestrada o en el peor de los casos, muerta.

El Cicpc no descartó entonces que uno de los tres vigilantes que trabajaban en el sitio (2 cuidando la escuela y el consultorio y otro cuidando ¡una cochinera!) fuera el principal sospechoso del extraño caso. Pero todavía no había evidencias ni pruebas.

Así que el aciago viernes como a las 7:00pm, fue que los perros de la Unidad Canina K-9  del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses Senamecf, localizaron trozos de restos humanos como piel y vísceras.

El Cicpc interrogó a los 3 vigilantes, pero el que cuidaba a los cochinos del Consejo Comunal, fue quien al parecer confesó el horrendo crimen. Este diabólico vigilante habría confesado que él asesinó sin piedad y descuartizó a la doctora Nardy.

Presuntamente él la acosaba y como ella, que trabajaba solita ahí,  mantenía la distancia, el vigilante de cochinos decidió asesinarla ese miércoles en horas de la tarde en que ella se iba a retirar del consultorio popular. Con la frialdad de un demonio, este vigilante de cochinos habría confesado que parte del cadáver lo enterró en el sitio, otros trozos los metió a su nevera (porque él vivía en la escuela) y otros más grandes como brazos, piernas y cabeza, los arrojó al río Cabriales.

Médicos, familiares y amigos piden que pague el asesino y los responsables de tenerlo en la escuela