Un PNB fue emboscado y ejecutado de 10 balazos delante de su concubina en la carretera Mariara-Maracay

638

Cristian Antonio Cooz.-Un PNB fue emboscado y ejecutado de 10 balazos en la carretera nacional Mariara- Maracay, delante de su aterrorizada concubina.

Eran como las 11 y pico de la noche del pasado sábado 2 de octubre. Como de costumbre, la serpenteante carretera Mariara-Maracay, estaba oscura como “boca de lobo”.

El funcionario de la Policía Nacional Bolivariana con 6 años de servicio, adscrito al CCP Atanasio Girardot, Jhonathan Javier Zamora de 26 años, conducía su carro Ford Fiesta de color negro, placas UAH240.

Su concubina le acompañaba en el asiento del copiloto, hablando con él de vez en vez, con palabras adormiladas.

Tres exterminadores en el camino

A la altura del sector La Cabrera, parroquia Aguas Calientes, municipio Diego Ibarra, estado Carabobo…el terror se les atravesó en el camino.

Otro carro negro que les había estado siguiendo sin que el PNB se percatara de ello, los rebasó, frenando de golpe frente al Ford Fiesta con un chirrido espantoso y olor de caucho quemado.

Tres sujetos armados salieron del carro como movidos por resortes. Como exterminadores sin alma ni corazón, avanzaron inexorable hacia el Ford Fiesta. Todo parecía en cámara lenta, pero fue muy rápido en realidad.

El funcionario de la PNB trató de pelar por su pistola Glock para defenderse, pero desgraciadamente no le dio tiempo de nada. Fue acribillado ferozmente…sin piedad.

Las balas atravesaron el parabrisasy la carrocería del Ford Fiesta, sacudiendo al PNB en su asiento, arrancándole la vida.

Su concubina, sentada a su lado, gritaba desgarradoramente mientras su cara y su cuerpo eran chispeado por la sangre de su marido martirizado.

Uno de los asesinos le quitó de la mano la Glock modelo 17, serial LRD-813 al funcionario, cuyo cuerpo aun temblaba entre estertores de muerte. Los tres homicidas se largaron tranquilamente en el vehículo en el que habían llegado, tragados por la noche.

La concubina, fue conseguida por la policía en shock, al lado del cadáver ensangrentado de su concubino, tapándose el rostro lleno de sangre, negándose a ver aquella monstruosidad que le parecía la peor pesadilla de su vida.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la base Mariara de la Delegación Carabobo, no descartan que se trate de un ajuste de cuentas y están tras la pista de los sangrientos criminales.