Abogados chilenos lucharán en Suecia contra el “monstruo” Bolidden Metall que contaminó Arica y aun opera en Chile

2247

Por: Cristian Antonio Cooz.-Durante los años 1984 a 1989 del siglo XX, un monstruo minero europeo de nacionalidad sueca, conocido como la poderosa empresa Bolidden Metall, coordinado con la entonces empresa minera ariqueña Promel (Procesadora Metalúrgica Ltda), envió cargamentos de metales pesados altamente contaminantes a Arica, donde luego de pasar por aduana presuntamente como inofensivos “barros con minerales para procesar oro y plata”, son enterrados o simplemente abandonados a la intemperie en la desértica periferia de la ciudad, sin que sus habitantes sospechen que sobre ellos penden estos materiales como una asesina espada de Damocles. 

La abogado chilena Daniela Flores, de la Universidad de Tarapacá, magister en criminología y ejecución penal de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, España, quien ha dedicado su carrera a trabajar por los DD.HH, relata que durante varios años, el viento arrastra por el desierto las partículas tóxicas de los metales en polvo, yendo a caer sobre las casas y las personas de comunidades como Cerro Chuño, Los Industriales, El Solar, Santiago Arata, entre otras de la misma zona, envenenando paulatinamente a sus habitantes, quienes las respiran sin conocer el peligro al que se exponen.

La jurista estima (basada en los estudios de 1997 del Servicio de Paz y Justicia SERPAJ; del análisis de suelo del Departamento de Química de la Universidad de Tarapacá UTA y la opinión experta del profesor Andrei Tchernitchin, especialista en metales pesados del Centro Nacional del Medio Ambiente de Chile Cenma), que en zona específicas de Arica, hay más de 1 millón de toneladas de Plomo, Arsénico, Cadmio, Cobre, Mercurio, Magnesio, Antimonio, Bismuto y Estaño, que son Polimetales altamente tóxicos.

“Llegó la hora de solicitar a Suecia se lleve sus desechos tóxicos”

La abogada Daniela Flores destacó que “llegó la hora de que el pueblo ariqueño, apoyados por el gobierno de Chile, solicite al gobierno de Suecia, hacer que la empresa minera Bolidden Metall ¡que sorprendentemente aun opera en Chile!, se lleve sus desechos tóxicos”.

Destacó Flores que justamente en agosto de este 2021, ella hará un viaje a Suecia, donde como jurista y defensora de los derechos humanos, intentará ser escuchada en Estocolmo, en la lucha contra las acciones nocivas de Bolidden Metall contra el pueblo de Arica.

Indicó que ella y su esposo, el también jurista Enzo Varens Álvarez, lucharán en las cortes del país escandinavo, representando al pueblo de Arica y a la ONG Derecho y Dignidad. Puntualmente, la jurista solicitará del gobierno sueco, el reconocimiento de haber causado daños a la salud, daños ambientales, morales y a las normas internacionales de vertido de desechos tóxicos; por lo que también se les solicitará indemnizaciones para adquirir terrenos y construir viviendas en Arica y que lógicamente, se lleven sus polimetales. 

Recordó que como ya se sabe, en 2013, en nombre de más de 700 chilenos, abogados suecos junto a un bufete chileno, apoyados por organizaciones medioambientales de EE.UU, demandaron a la Bolidden Metall en las cortes suecas. En esa oportunidad, Bolidden Metall culpó a la ahora disuelta empresa chilena Promel Ltda de lo ocurrido, pero los demandantes insistieron en que Bolidden Metall tenía conocimiento que Promel Ltda no tenía los medios para almacenar y menos para procesar los metales pesados.

En 2018, la corte sueca absolvió a Bolidden Metall de pagar una millonaria indemnización a los afectados por los polimetales tóxicos en Arica, aduciendo que la empresa no tenía forma de “prever la consecuencia”.

Ahora, el equipo legal conformado por Daniela Flores y Enzo Varens,  en representación de la ONG Derecho y Dignidad, lucharán para conseguir lo que otros no han conseguido antes: que la justicia sueca reconozca las responsabilidades de Bolidden Metall,  que repatrien los polimetales a Suecia y que se indemnice  a los ariqueños.

ONG Derecho y Dignidad

Flores recordó que la ONG Derecho y Dignidad, dirigida por el activista y defensor de los derechos sociales, Alejandro González, aglutina agrupaciones como: Emprendedores de Quebrada Encantada; Toma Altos de Pampa Ossa; Industriales 3; Industriales 4; Agrupación Haylli (Canto de Triunfo en Aymara); Agrupación Los Peregrinos; Comité Fuerza de Villa Solar; así como la Organización O.F.R.A (Familia Rastafari de Arica y Población Afrodescendiente.

Recalcó que cada día son más los ciudadanos ariqueños y las organizaciones que se suman a la ONG Derecho y Dignidad, para juntos, emprender la lucha titánica contra Bolidden Metall, y que esta empresa sueca pueda resarcir los daños perpetrados. 

En contexto, la abogada Daniela Flores indica que, a raíz de las denuncias en los años 90 del siglo XX, el Servicio de Salud Pública realizó análisis de sangre a los pobladores de la zona, arrojando los resultados altas concentraciones de plomo y otros metales pesados en la sangre de los lugareños. “En el caso del plomo, había 10 microgramos por cada 100 ml de sangre, cuando el nivel máximo permitido en la Unión Europea es de 4 por cada ml de sangre”.

¿Por qué no vertieron los polimetales en Suecia?

La jurista se preguntó ¿Por qué Bolidden Metall no vertió sus polimetales tóxicos en Suecia? ¿es que la salud de ellos sí importa y la de los chilenos no? Recordó Flores que en 1997 se rebuscó una solución precipitada y a medias, por tanto, inefectiva, que fue trasladar los polimetales de Cerro Chuño a 2 km de distancia, en la zona conocida como Quebrada Encantada, donde fueron enterrados los tóxicos y cubiertos con la misma tierra de la zona. 

“Eso no resolvió nada y el problema de salud pública todavía persiste. Incluso se olvidaron que, según los estudios del profesor Andrei Tchernitchin, especialista en metales pesados del Cenma, hay la cifra de 1 millón de toneladas de Plomo, arsénico y otros contaminantes en sitios como Copaquilla y la quebrada de San José donde las muestras indican que la presencia de polimetales es superior a la norma”, dijo Flores.

Boliddel Metall continúa acumulando desastres ambientales y sigue en Chile

“La empresa ariqueña Promel, fue multada en ese entonces con varios millones de pesos por el Estado Chileno, y ya no existe como sociedad mercantil, pero sus responsables nunca repararon verdaderamente el daño a la ciudad y a la salud de sus habitantes, algo que hoy en día, en pleno siglo XXI, está latente”, expresó la abogada Daniela Flores.

Indicó la jurista, lo de Bolidden Metall, es otra historia. Recalcó que esta empresa sueca, sigue sus operaciones y como expresó anteriormente en este reportaje, “Parece mentira, pero Bolidden Metall, aun opera en Chile”.

Flores se refiere a que la empresa minera Sueca Bolidden Metall, citando a Lucio Cuenca Berger, del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, “Bolidden es actualmente una compañía minera controlada por el grupo sueco Trelleborg que posee cuatro minas en Suecia, una en España y otra en Arabia Saudita y ya suma varios desastres ambientales en los países donde opera”.

Según el OLCA, ha causado dos desastres medioambientales en Suecia, en uno de los cuales contaminó el lago Asajure. Otro de los desastres fue el vertido de material contaminante al río Guadiamar en Andalucía, España  y otro evento en La India.

Pues bien, pese a todos estos antecedentes, Bolidden Metall “sigue operando en Chile, al adquirir los proyectos mineros Lomas Bayas y Cobre Fortuna, ambos en Antofagasta, por medio de la empresa Westmin Resources, de su propiedad”, explicó la abogada Daniela Flores, citando la información del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales. 

Destacó que por si fuera poco, esta empresa sueca responsable de la contaminación de Arica y sus habitantes, participa con la empresa norteamericana General Minerals Corporation en la explotación de cobre y molibdeno en el proyecto minero Vizcachitas a sólo 120 kilómetros al noreste de Santiago de Chile.

La abogada Daniela Flores y su esposo Enzo Varens Álvarez, irán en agosto de este 2021 a Suecia, donde lucharán legalmente contra Bolidden Metall para que las cortes suecas escuchen y se haga justicia para los miles de ariqueños que nadie ha escuchado, pero que seguirán peleando contra este “Goliat” contaminante.