Colegio de Enfermeras de Carabobo exige aplicación de vacuna Sputnik V sin discriminación política

118

Comunicado/Redacción.-En un comunicado gremial emitido este viernes 19 de febrero por la Junta Directiva del Colegio de Enfermeras (os) del Estado Carabobo, ante la situación actual respecto al COVID-19, se exige la aplicación de la recién llegada vacuna rusa Sputnik V sin ningún tipo de discriminación política, de raza, credo o condición social.

El colegio de Enfermeras (os),
se dirige a las autoridades de salud, a los Profesionales de Enfermería de la región, y a la comunidad en general para fijar posición respecto a la llegada al Estado Carabobo de la Vacuna Sputnik V, en tal sentido:

En el comunicado del Colegio de Enfermeras (os), se exhorta a las autoridades y a los servicios de Epidemiologia que se garantice el proceso de manejo, conservación y traslado del producto biológico en los diferentes niveles de actuación regional y local, a fin de garantizar el cumplimiento de la cadena de frio, con el fin que producto que se administre reúna las condiciones de seguridad para ser recibido por la población, administrándose por el personal competente y calificado.

En cuanto a la administración en esta primera etapa se garantice que sea vacunado el personal que labora  el primer eslabón de contacto con el usuario en las diferentes áreas clínicas tanto en las consultas como en los servicios de emergencia, UCI, quirúrgicos, aislamiento, entre otros.

Respetando en todas las circunstancias la vida y de los principios bioéticos, como es nuestro deber fundamental sin ningún tipo de discriminación raza, credo, condición social o política.

Siendo por mandato legal, que el Colegio de Enfermeras (os) del estado Carabobo, es un ente asesor al Estado, y de supervisión del ejercicio de la enfermería, como eje trasversal de garantía al “Derecho de la salud”, nos ponemos a disposición para aportar nuestro conocimiento y acciones en el éxito de la Jornadas de vacunación; además, hacemos un llamado a nuestros representados a reportar cualquier situación procedimental, riesgos, o hechos vulnere las garantías constitucionales de universalidad, accesibilidad, y no discriminación de la salud; además, de atender en todo momento bajo principios éticos y morales (respeto, autonomía, no maleficencia, y justicia) que representa esta nuestra práctica del bien.