La bondad existe en Valencia: Sra. Mayela Daza regala desayunos a 200 viejitos en el porche de su casa

181
La altruista sra. Mayela Daza alimenta a 200 abuelitos que de otro modo morirían de hambre

Cristian Antonio Cooz/Fotos: Jacinto Oliveros.-“La bondad existe en Valencia y eso lo demuestra todos los días la señora Mayela Daza, quien en el porche de su propia casa ubicada en la calle Portocarrero #101-105 de la parroquia San Blas, Valencia, regala desayunos a 200 viejitos que corrían el riesgo de morir de hambre”.

Esto es lo que dicen los mismos vecinos de la señora Mayela Daza, quienes también se refieren a ella como un ama de casa, profesional en el ramo inmobiliario, madre, altruista y una mujer de un muy buen corazón.

Y es que la señora Mayela Daza, brinda alimento espiritual y físico a estos 200 ancianitos que no tienen recursos ni para comer y que han sufrido distintos grados de abandono, ya sea de sus familiares y del mismo gobierno.

Dicen los vecinos, que un buen día, la señora Mayela Daza se dio cuenta que luego del cierre de los comedores populares, por su calle se multiplicaron los viejitos que mendigaban un pan para llenar sus estómagos martirizados.

La señora Mayela Daza entonces tomó la decisión de convertir el porche de su propia casa en un comedor para aquellos desvalidos ancianitos que sufrían el hambre atroz. Con ayuda de sus 2 hijos adolescentes, comenzaron alimentando a unos 20 ancianitos y con el tiempo, este número se elevó a 200 almas agradecidas con Dios por haber puesto a esta dama en sus caminos.

Los buenos son más

Al ver esta loable iniciativa de la sra. Mayela Daza, el vendedor de perrocalientes Ramiro Abreu Medina,  quien tiene su carrito en la zona, se sumó y la ayuda consiguiéndole todas las semanas panes, azúcar, avena y otros comestibles.

Este buen hombre, humilde, pero con un corazón de oro puro, se ha ganado la admiración de todos, al igual que la sra. Mayela Daza. “Los buenos son más”, dicen en el vecindario, poniendo como ejemplo a la Sra. Daya y al perrocalentero Ramiro Abreu Medina.

Afortunadamente, la Fundación Dar Más que Recibir aporta los sábados el almuerzo y también ayuda con los desayunos, como lo dijo el reportero gráfico Jacinto Oliveros, quien expresó que las historias de estos abuelitos son dignas de un best sellers.

Necesitan gas y mucha más ayuda  

Jacinto Oliveros captó con su lente parte de la encomiable labor de la sra. Mayela Daza, del perrocalentero Ramiro Abreu Medina y dela Fundación Dar Más que Recibir. Los abuelitos le contaron que la sra. Mayela Daza, el perrocalentero y la Fundación Dar Más que Recibir, necesitan apoyo para que los sigan ayudando.

“No nos dejen morir de hambre”, fue el ruego de un ancianito que destacó que para seguir su labor, sus benefactores necesitan la donación de bombonas de gas llenas, insumos y toda la ayuda que se les pueda prestar.

“A veces, nos cocinan en leña, sobre todo cuando hacen sancocho, para ahorrar gas. Solo tienen una cocina de 4 hornillas, de las cuales solo funciona una. También necesitan más planchas para hacer las 200 arepas y sillas para poder sentarnos y disfrutar nuestra comida dignamente (…), ellos hacen lo que pueden por nosotros, pero necesitan más apoyo…”, relató uno de los viejitos.

Indicaron los abuelitos que el desayuno se los dan los días lunes, miércoles y viernes y que los almuerzos se los dan los sábados. Rogaron porque haya un alma caritativa o una institución que ayude para que también puedan comer los días martes, jueves y domingo. Necesitan donativo de alimentos principalmente ¡y claro!, el gas para cocinar.

Estos ancianitos, a quienes muchas veces la familia y la sociedad le ha dado la espalda por su avanzada edad, solo piden que se ayude a la señora Mayela Daza, al perrocalentero Ramiro Abreu Medina y a la Fundación Dar Más que Recibir para que ellos puedan comer y vivir sus últimos años con todo el amor y la bondad que estas personas han demostrado tener por ellos.

Don Ramiro, el vendedor de perros calientes ayuda de corazón con lo que puede