Los misiles que Rusia podría enviar a Venezuela y Cuba son hipersónicos con capacidad nuclear

103

Por: Cristian Antonio Cooz. – Los misiles que Rusia podría enviar a Venezuela y Cuba serían de sus más modernos y mortíferos misiles hipersónicos con capacidad nuclear como el Kinzhal (daga) y Tsirkon.

Como ya se sabe, esto se haría como represalia contra la OTAN y EE. UU por apoyar a Ucrania ante las pretensiones de Moscú de una posible invasión del territorio de este país.

Expertos en el tema no creen que Moscú envíe cabezas nucleares al Caribe, pero hacen hincapié en que estos misiles, pueden portar, tanto cabezas convencionales, como armas de destrucción masiva.

Algunos analistas militares se preguntan si el mundo estará en una segunda crisis de los misiles rusos en Cuba como en 1962, pero que está vez incluye a Venezuela.

La amenaza del envío de misiles y tropas rusas a Venezuela y Cuba la emitió el jueves 13 de enero el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, quien afirmó este al canal de televisión internacional ruso RTVI que Estados Unidos y la OTAN dijeron «no» a las demandas de garantías de seguridad de Rusia, por lo que su gobierno encabezado por Vladimir Putin, podría desplegar misiles en el Caribe.

El Viceministra ruso Serguéi Riabkov, descartó además la reanudación de las negociaciones con Occidente.

Washington… decisivo

Ante estas amenazas de instalar misiles en Venezuela y Cuba, Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense Joe Biden, dijo que Washington responderá de manera “decisiva” si Rusia se atreve a tanto.

Sullivan dijo además que la Casa Blanca no se toma muy en serio las declaraciones del Viceministra ruso porque no parecen más que una “fanfarronada” eso de los misiles.

Estados Unidos está listo tanto para dialogar con Rusia, como para “defender” a sus aliados, según las decisiones que tome Moscú respecto a Ucrania, agregó Jake Sullivan.

“Estamos listos en ambos casos (…) estamos listos para progresar en la mesa de negociaciones… y estamos listos para tomar las medidas adecuadas y necesarias para defender a nuestros aliados, apoyar a nuestros socios y responder con firmeza a cualquier agresión que pueda ocurrir”.

Kinzhal y Tzirkon

Dos de los tipos de misiles hipersónicos supuestamente más letales e “imparables” que los rusos podrían enviar a Venezuela y Cuba son precisamente los Kh-47M2 Kinzhal y Tsirkon.

El Kinzhal es un potente misil aerobalístico con capacidad nuclear. Fue presentado al mundo con bombos y latillos en marzo de 2018 por el dirigente ruso Vladimir Putin. Por aerobalístico, se entiende que aunque posee las capacidades de un misil balístico, es lanzado desde un avión caza como el Mig-31 o los bombarderos Tu-22.

Según Putin, el Kinzhal es capaz de burlar el escudo antimisiles de  Estados Unidos, un alcance de unos 2.000 km y vuela a la escalofriante velocidad de 11 mil k/h, es decir, 10 veces la velocidad del sonido.

Por otra parte, el Tsirkon es un misil de crucero (como un avión a reacción sin piloto) que puede ser lanzado desde buques y submarinos para atacar blancos navales y terrestres.

Los misiles Tsirkon también tienen capacidad nuclear. Aunque su alcance es menor (de 450 a 1.000 km) que el del misil balístico Kinzhal, alcanza la increíble velocidad hipersónica de Mach 8, mucho más que cualquier misil de crucero occidental de la actualidad.

Según el ejército ruso “ningún sistema de defensa existente puede parar el Tsirkon”. Puede destruir blancos terrestres y navales, como los portaaviones norteamericanos, según Moscú.

Su producción a nivel industrial comenzó a finales de 2021 según la agencia Tass, y su despliegue en buques y submarinos rusos comenzará este 2022.

Fuentes de inteligencia creen que Rusia además, proporcionaría a Venezuela otros misiles con ojivas convencionales que pueden ser lanzados desde bombarderos, submarinos y buques de guerra, como los supersónicos P-800 Ónix, los P-700 Granit y Kalibr.

Enemigo a las puertas

Los servicios secretos como el británico MI-6, el Mossad israelí, la CIA estadounidense, el DGSE francés y el BND alemán, saben que Rusia está por invadir Ucrania y que si los aliados occidentales lo impiden, Putin intentaría llevar sus amenazas cerca de las fronteras de Estados Unidos.

Informes de inteligencia revelan que Putin quiere impedir a toda costa que Ucrania entre como socio de pleno derecho en la Organización del Tratado del Atlántico Norte OTAN.

También estos informes sugieren que la condición para que Moscú “se olvide” de Venezuela y Cuba, es que los aliados occidentales le dejen las manos libres en Ucrania.

Biden el débil y Putin el fuerte

Los informes de inteligencia sugerirían que si el presidente de Estados Unidos Joe Biden, se muestra tan débil como dicen sus críticos que es, Putin se aprovechará de eso y se saldrá con la suya.

“Putin quiere invadir Ucrania y si no lo dejan, pondrá una daga al cuello a EE. UU al instalar sus misiles en Venezuela y Cuba”, como al parecer han indicado algunos agentes en Europa.

Solo se espera que este peligroso juego geoestratégico que implica la crisis de los misiles (como en de 1962 cuando la extinta Unión Soviética quiso basar misiles nucleares en Cuba), no de genere en una auténtica conflagración.

Los generales del Pentágono quieren sin embargo que Biden sea más como el fuerte John F. Kennedy quién con valentía y diplomacia, hizo frente a la crisis del 62, y menos como el apaciguador y débil premier británico Neville Chamberlain, quien en 1938, cedió a todas las presiones de Hitler y se dejó engañar sólo porque el dictador alemán le firmó un “papelito” de garantía de no comenzar la Segunda Guerra Mundial.