¿Un nuevo Stalingrado?: Zelenski sospecha que rusos le tienden una trampa en Jersón

247
Kiev duda que los rusos de verdad se retiren de Jersón y creen que están preparando una trampa

Cristian Antonio Cooz.- “Rusia no da regalos, ni hace gestos de buena voluntad”, advirtió este miércoles 9 de noviembre el presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky para no pecar de optimista por las informaciones de que las tropas rojas se retiraron de Jersón, la ciudad capital de la región al sur del país.

Fuentes ucranianas parafrasearon a su presidente insistiendo en que “los rusos se retiran, pero no porque son bondadosos”. Esto que evidencia que Ucrania ha tomado con mucha cautela esta supuesta retirada rusa y se hacen eco de que Rusia pretende convertir a Jersón en “la nueva ratonera de Stalingrado”, donde se desangró el ejército Alemán ante el ejército soviético entre julio de 1942 y febrero de 1943 durante la Segunda Guerra Mundial.

“Hoy en día hay mucha alegría en el espacio de la información (…) pero nuestras emociones deben ser restringidas durante la guerra”, dijo Zelenski en su discurso nocturno del miércoles.

¿Moscú quiere inundar la región?

Más temprano, ese mismo miércoles, Moscú, por medio de su ministro de defensa Serguéi Shoigú, confirmó el repliegue de sus tropas para establecer las líneas del frente al otro lado del caudaloso río Dniéper.

Pese a eso, Zelenski instó a sus tropas a no precipitarse, a no dejarse vencer por las emociones y a “moverse poco a poco” antes de entrar a Jersón. Destacó que si lo que pretende Rusia es volar la central hidroeléctrica de Kajovskaya, en Nueva Kajovka, a orillas del río Dniéper, debe saber que eso sería como “declararle la guerra al mundo entero”, porque la inundación apocalíptica destruiría muchas vidas y afectaría la planta de energía nuclear de Zaporiyia.

Aunque los servicios secretos occidentales creen que la retirada rusa de la ciudad de Jersón se debe a sus problemas de suministros, armas y baja moral de sus tropas ante el implacable avance de Ucrania, Kiev marcha con mucha cautela para no caer en una trampa mortal.

Surovikin, “el perro rabioso de Putin”

Como ya se sabe, la ciudad de Jersón es la única capital de región que había caído en manos rusas desde el inicio de la invasión el 24 de febrero. Está ubicada al sur de Ucrania, a orillas del Mar Negro y del río Dniéper, es la “puerta de entrada a Crimea” y por donde pasa el suministro de agua potable para esta península invadida por Rusia en 2014.

Al parecer de occidente, el nuevo comandante de la invasión rusa, el despiadado general Sergei Surovikin, el llamado “Perro rabioso de Putin”, se enfrenta a graves problemas logísticos porque los ucranianos han destruido todos los puentes sobre el Dniéper y acosado sus líneas de suministros; de ahí que no tengan otra opción los rusos que la humillante retirada.

Sin embargo, Ucrania sigue creyendo que Putin les tiene preparada una trampa en Jersón, aunque seguirán marchando a paso lento, pero seguro sobre la ciudad. Las tropas de Ucrania podrían encontrarse con infraestructuras y caminos minados y otras trampas.

¿Una trampa mortal?

Incluso hay fuentes que temen que este sea el área donde Putin se atreva a lanzar “la bomba sucia” para echar la culpa a Kiev. Aunque esto es solo una teoría que no descartan los generales ucranianos.

Por otro lado, como expresó el capitán de navio retirado y exmiembro de la inteligencia militar de Rumanía, Valentin Mateiu, “las tropas rusas desplegadas en la zona (Jersón) son de buena calidad, pero están en un callejón sin salida, por lo que Jersón podría convertirse en un nuevo Stalingrado”.

Otro que ha comparado a Jersón con la Batalla de Stalingrado, ha sido el Almirante de la Flota Española retirado, Juan Rodríguez Garat, quien expresó: “si Rusia da la batalla y la pierde, el desastre será de proporciones tales, que podría equivaler a la derrota Nazi en Stalingrado”.

A su vez, el presidente de Serbia, el prorruso Aleksandar Vucic (que ha tratado de mantener el equilibrio entre Rusia y Europa) ha dicho en una entrevista televisada y publicada por la agencia rusa TASS, que: “el mundo se enfrenta a una nueva batalla de Stalingrado en Jersón (…) la batalla decisiva en la guerra de Ucrania, la batalla de Jersón en la que ambos bandos utilizan miles de tanques, aviones y artillería”.

Como ya se sabe, la Batalla de Stalingrado (1942-1943) (actual ciudad de Volgogrado, en Rusia), fue la batalla más grande y sangrienta en la historia humana, donde al menos 2 millones de civiles y militares perdieron la vida.

Aunque muchos comparan la próxima batalla de Jersón con la batalla de Stalingrado, no se ponen de acuerdo sobre quién será en vencedor en esta oportunidad. ¿Se convertirá de verdad Jersón en la nueva Batalla de Stalingrado? ¿o los rusos se marcharán sin pelear? Se acerca el General Invierno y próximamente se sabrá si Ucrania, luchando por la libertad, derrota a las trops neonazis de “Putler”.