¿Podría caer en Chile?: el mundo alerta por cohete chino descontrolado

210

Cristian Antonio Cooz/infografía: ABC de España.-Los países del mundo entero, especialmente los países americanos que tienen costa en el Océano Pacífico como Chile, están en alerta ante la inminente caída de un cohete chino descontrolado que ingresará a la atmósfera terrestre posiblemente entre este sábado 8 y domingo 9 de mayo.

Expertos han alertado ya que el cohete chino Long March 5B tiene grandes probabilidades de estrellarse en una zona poblada. Entre las naciones que esperan el impacto del cohete chino, están países como EE.UU; México; Colombia y el área de Centro América, así como los de Suramérica como Ecuador, Perú y Chile.

Todo va a depender del fortuito ángulo de reingreso a la atmósfera, así como de la hora y otros factores. Mientras, habitantes del mundo contienen el aliento y piden a Dios que este cohete chino no les “caiga en la cabeza”.

Por ejemplo, las fuerzas militares de Estados Unidos tienen previsto activar sus escudos antimisiles balísticos parta interceptar en caso de ser necesario, el cohete chino Long March 5B que se abalanza sobre la tierra a una velocidad promedio de 28 mil kilómetros por hora.

Se supo que actualmente la inclinación orbital del cohete chino es de 41,5 grados, por lo que las probabilidades incluyen que podría caer en alguna parte de Chile o de Nueva Zelanda.

Un suceso de peligro histórico

Esta reentrada descontrolada del cohete chino Long March 5B, es algo inédito, un peligro histórico, nunca ocurrido ni en los inicios de la carrera espacial. Es tan grave el asunto, que incluso los países europeos temen que el cohete chino Long March 5B termine cayendo sobre ese continente.

El Pentágono (Ministerio de Defensa de EE.UU.) anunció el jueves pasado que el Comando Espacial monitorea al cohete chino, pero que hasta que no tengan claro en qué parte del mundo hará su peligrosa reentrada, no están en condiciones de dispararle un misil antimisil.

El cohete chino Long March 5B tiene más de 53 metros de altura y pesa más de 22 toneladas. Fue utilizado por Pekín para poner en órbita los primeros días de mayo parte de su propia estación espacial (Tianhe o Armonía Celestial), aunque luego de ser lanzado, el control de tierra lo perdió.

Nadie le cree a China y la “Armonía Celestial”

Los chinos acusaron a Estados Unidos de “exagerados”, pues a su parecer, los restos del cohete Long March 5B que entren a la atmósfera terrestre, terminarán siendo destruidos durante el proceso, y de quedar algún escombro, este podría ir a caer en aguas internacionales, lejos de cualquier población humana.

Mientras tanto, el gobierno chino seguirá usando los cohetes Long March 5B para terminar su costosa estación espacial “Tianhe o Armonía Celestial”, la cual esperan terminar para fines del año 2022.

Lógicamente los demás gobiernos del mundo no creen a Pekín, pues el gobierno comunista del país asiático es conocido por el secretismo de su estructura o por verdades a medias, como ya ha sido acusado con respecto al caso del Covid-19. Nadie le cree a China.

El astrofísico español José María Madiedo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, dijo que los restos del cohete chino pueden precipitarse en cualquier parte de la tierra, pero dentro de una franja que supera los 40 grados al norte y sur del ecuador terrestre.

Un cohete chino dañó edificios en Costa de Marfil

Como otros colegas alrededor del mundo, Madiedo cree que como la superficie del mundo es mayormente agua, los restos del cohete pueden precipitarse al mar sin causar daños a poblaciones humanas.

Aunque Jonathan McDowell del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard coincide con las apreciaciones de su colega español en que la situación “no es de peligro extremo”, inquietó mucho que recordara que la última vez que un cohete chino Long March 5B fue lanzado, escombros del mismo cayeron sobre Costa de Marfil en África Occidental, dañando varios edificios.

Los científicos de la Agencia Espacial Europea (ESA) comunicacionesac@esa.int creen que los restos del cohete chino caerán en el océano sin afectar a ningún país, pero visto el caso de Costa de Marfil, piden prudencia.

Fin de mundo para quien le caiga “en la cabeza”

Aunque para la mayoría de los científicos no es el fin del mundo, olvidan que sí lo será para quien ese cohete chino “le caiga en la cabeza” y que hay altas probabilidades de eso, como lo saben los habitantes de Costa de Marfil, e incluso aquellas personas que les han caído meteoritos del cielo.

La posibilidad es real, no es un chiste, por lo que científicos más realistas y menos ortodoxos, piden observar el cielo y correr si es que observan una bola de fuego que se precipita sobre ellos.