PoliCarabobo capturó malandros que robaban pacientes de consultorio médico

407

Cristian Antonio Cooz.-Los dos malandros se bajaron de una “mocho ‘e moto” marca Bera, e intempestivamente entraron a un consultorio médico ubicado en la avenida Bolívar de Valencia, estado Carabobo, y sin tapujos, encañonaron a todos los pacientes, advirtiéndoles que si no colaboraban con ellos, iban a dejar de estar enfermos… para estar muertos. Posteriormente Policarabobo capturó a los salvajes malandros y los pacientes pudieron contar la horrorosa historia vivida.

Aterrorizados, los pacientes comenzaron a entregar todas sus pertenencias, incluso las medicinas que habían llevado al consultorio médico y que tanto trabajo les había costado conseguir. Impotentes, obedecieron a los malandros, porque si en algo tenían razón esas sabandijas, era en que lógicamente las víctimas preferían estar enfermos que muertos.

El personal médico se percató de la situación, y afortunadamente antes que los malandros también les ofrecieran rellenarlos de plomo, como se negaran a cooperar, uno de ellos logró usar su celular para avisar a Policarabobo lo que estaba pasando.

 

Repartieron “pataones y bofetones”

Sin saber que la policía había sido advertida, los ladrones, burlándose de sus víctimas, le pasaron raqueta a todos. Se apoderaron de celulares, dinero en efectivo y les arrebataban sus medicinas a los pacientes.

”Los malandros repartieron gratis, empujones, bofetones y “pataones” a varios de los presentes, sin piedad, sin importar si estaban en camilla, silla de ruedas o en muletas”, según relataría luego uno de los testigos presenciales, quien lógicamente quiso mantener el anonimato.

Se les chorreó la risa a los malandros

Pero a los dos malvados delincuentes pronto se les chorreó la risa cuando escucharon la estridencia de las sirenas de las patrullas de Policarabobo. ”Casi les da un síncope. Pelaron los ojos como chivos degollados. Intentaban salir corriendo, pero chocaron entre ellos como los tres chiflados, hasta que al final lograron salir a la calle”, contó otro testigo anónimo.

Antes de que pudieran dejar el pelero en la destartalada moto Bera, los malandros fueron rodeados por agentes de la policía de Carabobo que les “recomendaron entregarse mansitos”, como finalmente lo hicieron los malandros, provocando el aplauso y los vítores de los pacientes y personal médico.

La información oficial aportada por el director general de este cuerpo policial, comisario Pedro Velasco, indicó que dando respuesta al llamado de una ciudadana alertando sobre la presencia de dos sujetos que perpetraban un robo en un servicio médico ubicado en la avenida Bolívar Norte, oficiales adscritos a la estación Trigal se trasladaron rápidamente al sitio, para comprobar la información.

“Durante el procedimiento, los funcionarios capturaron en flagrancia a dos hombres que se encontraban en el lugar, incautándoles un revólver marca Jaguar, calibre 38, contentivo de tres cartuchos sin percutir, tres teléfonos celulares de diferentes marcas supuestamente robados a varias personas, minutos antes de su aprehensión, además de una moto”, detalló.

Modus Operandi

En este contexto, el comisario destacó que aparentemente los detenidos de 21 y 39 años respectivamente, se dedicaban al robo y asalto de los pacientes de los consultorios ubicados en esta zona, huyendo posteriormente del lugar a bordo de una motocicleta marca Bera, de color blanco. El caso se remitió a las Fiscalías 4° y 32° del Ministerio Público.