Ucrania sigue bajo la tormenta de acero de Putin, pero se niega a rendirse.

644
Los feroces ataques rusos de este martes dejaron muchos ucranianos muertos

“Lo único que necesita el mal para triunfar, es que los hombres buenos no hagan nada” Edmund Burke.

Por: Cristian Antonio Cooz.- Ucrania sigue soportando con estoicismo la tormenta de acero que ha lanzado Vladimir Putin sobre ella, pero se niega a rendirse ante la feroz invasión del bajito y violento amo del Kremlin.

 Putin ha lanzado sobre Ucrania todo lo que tiene (excepto armas nucleares) desde que el pasado jueves 24 de febrero decidiera invadir este país, aduciendo que la seguridad de Rusia estaba comprometida porque Kiev quería adherirse a la OTAN.

La invasión de Putin ha sido desproporcionadamente destructiva y sangrienta, calificada por occidente como “una guerra injustificada y de agresión”, solo comparable con las acciones Nazis de la Segunda Guerra Mundial, por su concepción, ejecución y ferocidad.

Misiles, bombas de racimo e hiperbáricas

Expertos militares occidentales creen que Putin calculó mal. Creyó que la invasión de Ucrania sería “un paseo militar”, pero se encontró con un pueblo valiente dispuesto a luchar contra sus dictados. Precisamente esta tenacidad de Ucrania, le hizo casi “enloquecer” a Putin, por lo que decidió al final desatar todo su odio contra los indomables ucranianos que “no le hicieron el favor de rendirse a sus pies”.

Por tal motivo, Putin utiliza todo el arsenal de muerte y destrucción que está a su disposición sin ningún control de ninguna otra persona o institución rusa. Es la guerra de Putin. Es Putin y solo Putin, quien ha soltando al infernal Cancerbero para intentar destruir ucrania hasta sus cimientos.

Putin ha ordenado a sus medios de comunicación no hablar de invasión, sino de una “operación militar especial para liberar a Ucrania de drogadictos y neonazis”. Pero más allá de someter a los pocos medios de comunicación libres de Rusia como «Eco de Moscú» y el canal de televisión «Dozhd” y de premiar a los serviles Russia Today RT y Sputnik, más allá de encarcelar al pueblo ruso cuando protesta contra la invasión que prohíbe llamar invasión, Putin ha ordenado un genocidio indiscriminado de la población de Ucrania.

Una mezcla loca de Putler y Stalin

Los ucranianos que conocen las demenciales ambiciones de Putin y en el resto de la Europa libre, han comenzado a llamar “Putler” a Putin, un apodo que es acrónimo de Putin y Hitler.

Pero otros incluso, lo comparan con el despiadado líder ruso Iosif Stalin, quien lo único que le regaló a Ucrania fue dolor, exilio y muerte, ¡ah!, y una hambruna feroz llamada Holodomor entre 1932 y 1933 que mató de 10 a 12 millones de ucranianos.

Ha hecho detonar las terribles bombas hiperbáricas, misiles de crucero, misiles balísticos, bombas de racimo, artillería y ha disparado millones de balas contra la Ucrania que le ofende con el hecho de no rendirse a él, el Señor de la Guerra, que se da el tupé de amenazar al mundo entero con sus armas nucleares, si le ven mal o dicen cosas que no le gustan.

Este martes 1 de marzo de 2022, Putin intensificó su feroz ofensiva. Quiere sangre, quiere venganza contra Ucrania por dejarlo en ridículo ante el mundo por no poder vencer en uno o dos días, aun poseyendo uno de los ejércitos ¿más poderosos del mundo?

“Las fuerzas del mal siguen vivas” ¿Hitler y Stalin?

 Este martes 1 de marzo, Putin intensificó sus ataques en Kiev, Jarkov y el resto de Ucrania. Uno de los hechos lamentables, fue la destrucción de la icónica antena de TV del centro de Kiev, situada justo en el sitio que recuerda Babi Yar, una de las mayores masacres de judíos a manos de los soldados Nazis en la Segunda Guerra Mundial. En este ataque demencial contra la antena de TV, murieron 5 personas y otras tantos resultaron gravemente heridas.

Ante la rabiosa ferocidad de los bombardeos contra la tenaz Ucrania, el Alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, dio un contundente discurso donde dijo entre otras cosas: “Me pone malo pensar en la analogía histórica que estos acontecimientos tienen con el inicio de la Segunda Guerra Mundial (…) las fuerzas del mal, las fuerzas que pugnan por seguir usando la violencia física  como una forma de resolver los conflictos, siguen vivas”.

Es aterrador, pero para muchos no hay duda, lo que hace Putin con Ucrania, es exactamente lo que Hitler y Stalin amaban hacerle a los pueblos libres que estaban a su alcance.