1 en un millón: rayo mató jovencito de 14 años al sur de Valencia

1520
La probabilidad de que un rayo mate a una persona es de 1 en 1 millón...pero pasó

Cristian Antonio Cooz.-Según estudios, una entre un millón es la probabilidad de que un rayo le caiga encima a una persona y la mate. Pero por increíble que parezca, esto fue precisamente lo que mató a un jovencito de 14 años mientras jugaba con sus amigos bajo las nubes de tormenta que gravitaban siniestras sobre el sur de Valencia, estado Carabobo la tarde de este miércoles 5 de octubre.

Según los vecinos del barrio Libertador, calle Francisco O´Leary, parroquia Miguel Peña de la capital carabobeña donde ocurrió el extraño y lamentable caso,  “lo más extraño del asunto, es que ni siquiera estaba lloviendo” pero, aunque no es lo usual en esta parte del estado Carabobo, las negras y amenazadoras nubes de tormenta, habían estado soltando descargas eléctricas desde temprano.

Al parecer eran como las 02:00pm cuando el jovencito, identificado como Deiver Velásquez (14), se encontraba jugando en la calle con sus amigos, sin prestar atención a lo siniestro de las nubes y al peligro que podría representar.

¡Un sonido horripilante!

Mientras corrían y reían por la calle O´Leary, a cientos de metros encima, justo sobre la cabeza del desprevenido chiquillo, las nubes negras generaron otro rayo, que en fracciones de segundo, fue a caer sobre él con un rugido tan escalofriante, que fue escuchado por todos los vecinos, sembrando miedo líquido en sus corazones.

Algunos relataron que la potencia del rayo fue tal “que iluminó toda la zona”, pues aunque era plena tarde, la semioscuridad reinaba debido a las  espantosas nubes  que cubrían a luz del sol como si fueran mortajas.

Al dispersarse el estruendo del rayo y su luz cegadora, dieron paso a los desgarrados gritos de los vecinos que aterrorizados, miraban el cuerpecito inerte del jovencito Deiver, humeante y con severas quemaduras.

Vecinos mirando al cielo con temor

Familiares del pequeño acudieron al lugar de inmediato y trataron de hacer reaccionar al chiquillo, pero fue inútil…el rayo le había quitado la vida. El llanto amargo por aquella increíble tragedia atenazó a la familia.

Al sitio llegaron funcionarios de la Policía Municipal de Valencia y de la Policía de Carabobo quienes resguardaron el cuerpo hasta que fue trasladado a la morgue de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera de Valencia.

Cuando se fue la policía con el cadáver del pequeño, los vecinos miraban al cielo y las siniestras nubes negras con profundo temor. La mayoría se encerró en sus casas ante la posible probabilidad de que otro rayo cayera y matara a alguien más. “Poco probable…pero uno nunca sabe”, dijo con tristeza un lugareño que no quiso ser identificado.