Apocalíptico Coronavirus de Wuhan amenaza el mundo como en la guerra mundial Z

1719

Por: Cristian Antonio Cooz.-El panorama es apocalíptico. Se parece mucho a las escenas de ficción de Guerra Mundial Z, donde una pandemia global de virus convierte en zombies a los humanos. En Wuhan, China, donde se originó el temible y aterrador Coronavirus, el drama humano es casi tan aterrador como la película de Brad Pitt. Y todo, por la manía china de comer murciélagos, ratas, serpientes y otros bichos.

Es tan terrible el coronavirus, que las autoridades chinas no tuvieron otro remedio que poner en cuarentena a toda la ciudad, la séptima más grande de China.
No se permite entrada ni salida de ninguna persona de Wuhan. No pueden entrar ni salir autobuses, trenes, aviones ni de  otro medio de transporte.

Las calles de Wuhan, antes abarrotadas de millones de personas, con millones de vehículos, luces, restaurantes donde se comían desde perros hasta serpientes, sitios de recreo y todo lo que hacía una urbe vertiginosa…se paró de repente. Parece que la ciudad ha muerto.

Un “demonio” nunca antes visto que amenaza el mundo

Encerrados en sus casas, los habitantes de Wuhan se sienten como encerrados en un getto. Aislados del resto del mundo, temen morir en esa “ciudad amurallada, sitiada” como las desventuradas víctimas de la peste negra o peste bubónica en la Europa del  siglo XIV  que cobró más de 20 millones de vidas en 6 años.

El coronavirus, es familia del resfriado común. Pero este no tiene nada de común. Afecta agresivamente el sistema respiratorio. Ha sido detectado antes, pero esta resistente mutación al que los científicos han denominado 2019-nCov, y al que el presidente chino Xi Jinping ha llamado “un demonio”, no se había visto nunca y que amenaza con expandirse por todo el mundo.

El pasado sábado 25 de enero el presidente chino se reunió con su gabinete y dijo que estaban ante una aterradora crisis, dado que el virus mortal que ya ha cobrado la vida de unas 200 personas y ha infectado a unas 3.000, amenaza con propagarse rápidamente.

Sin embargo, una enfermera de Wuhan, ha denunciado en las redes sociales “sin importar lo que diga el gobierno chino”, que son cientos de muertos y unos 90.000 infectados.

El año de la rata y el entierro de los muertos

En esta época en que toda China debería estar de fiesta por el nuevo año lunar, que según el calendario corresponde al de la rata, los chinos temen hasta enterrar a sus muertos por miedo al contagio con el pavoroso coronavirus. Es un panorama dantesco.

Zombis en Wuhan

Los habitantes de Wuhan caminan como zombis por las polvorientas y solitarias calles y avenidas. La ciudad está muerta y lucha por resucitar.

Con mascarillas, arrastrando los pies por el peso del terrible y sádico miedo subido a sus hombros, avanzan como muertos vivientes. Solo salen de sus escondrijos para buscar comida. No hablan con nadie para evitar que los gérmenes de la boca de sus interlocutores los infecten.

En los supermercados, antes verdaderas cornucopias, ahora solo están los estantes vacíos debido a las compras nerviosas y los saqueos.

Por las noches, se ven miles de aterradoras hogueras. Los hospitales están tan abarrotados, que las autoridades locales han construido un hospital completo en apenas una semana para alvergar a los contagiados.

Indeseables en su propia tierra

La pandemia de Wuhan ha convertido en indeseables a sus habitantes. Los mismos chinos, no quieren contacto con ellos. Un caso muy conocido fue el que se hizo viral en las redes sociales, donde un taxista saca a golpes a su pasajero al darse cuenta que procede de la martirizada Wuhan.

Muy triste, pero es en estos casos que el instinto de supervivencia, mezquino y animal del ser humano, rechaza a todos los elementos que puedan poner en peligro sus vidas individuales y de la especie. Los Wuhaneses se sienten como si les tocara ser los leprosos del siglo XXI.

Un murciélago y una serpiente, comida de restaurant

Es muy conocido la afición de muchos chinos a comer cuanto bicho hay. El control sanitario en sus ciudades no tiene los estándares europeos, norteamericanos e incluso Latinoamericanos.

Ellos comen lo que sea: cucarachas, ratas, perros, gatos, gusanos, serpientes, murciélagos y otros bichos. Forman parte de su menú. Algo impensable en el mundo occidental. Los chinos y muchos países asiáticos lo degustan como comida “exótica”.

En casi toda China, pero particularmente en Wuhan, es un plato exquisito la sopa de murciélago.

Los científicos occidentales creen que los murciélagos son el huésped natural del virus del Ébola, la rabia, el SARS y el MERS, siendo estos últimos dos coronavirus parecidos al que ahora surgió en Wuhan. No es coincidencia.

Otras fuentes creen que un murciélago, mordió a una serpiente, y que esta a su vez, fue muerta y preparada como “plato exótico” en algún restaurant de Wuhan. El virus se alojó en el comensal, quien antes de morir, propagó la enfermedad como una chispa incendia un bosque.

Ahora, por esa afición de comer bichos raros, el mundo está a las puertas de una mortandad apocalíptica, dada la rapidez de contagio del virus y su capacidad de diezmar a la población.
La Organización Mundial de la Salud emitió un comunicado donde indica que “hay pruebas bastante concluyentes de que el brote se originó por exposiciones en Wuhan donde venden estos bichos como comida para humanos. “Un mercado de pescados y mariscos de la ciudad de Wuhan”.

Aunque todavía no determinan qué animal lo causó, no descartan la teoría de la sopa de murciélago ni la de serpiente, ni la de ningún otro animal, pues cren estar seguros que el virus se originó así.

¿Europa lleva el virus a su casa?

Algunos países como Francia, Reino Unido, Italia y España, recibieron permiso de las autoridades chinas para repatriar a sus ciudadanos que estaban “atrapados” en Wuhan.

Desgraciadamente, algunos analistas creen que (aunque parezca inhumano), con esta acción, estos países europeos están “trayendo la peste a casa y posiblemente no puedan contenerla”, según un vocero  ligado a la OMS que se acogió al anonimato.

En Wuhan todavía hay algunos venezolanos, Brasileños, Mexicanos y de otros países de Latinoamérica. A estos les ha tocado vivir todo el horror apocalíptico en Wuhan.

OMS declara emergencia global

Este jueves 30 de de enero, la OMS se reunió de emergencia para afinar estrategias a fin de contener el feroz avance del coronavirus de Wuhan.

Una de las razones de que la OMS se haya reunido en comité, es para determinar si se declaraba la emergencia a nivel mundial por esta aterradora crisis sanitaria. Esto efectivamente se hizo.

La Emergencia de Salud Pública de Alcance Internacional (Pheic por sus siglas en inglés), es la máxima categoría de emergencia sanitaria a nivel global y corresponde al director de la OMS activar este protocolo siguuendo sugerencuas del Comité de Emergencia.  El mundo se encuentra a las puertas de una potencial catástrofe sanitaria.

Y todo comenzó en un mercado de mariscos de la ciudad china de Wuhan, por culpa de la manía de sus ciudadanos a comer sopa de murciélago y otros bichos.