Apresan madre degenerada por quemar con cucharillas calientes a su hijito para complacer a su “macho”

1028

Cristian Antonio Cooz.-Una madre degenerada fue apresada al descubrirse que torturaba a su hijito de 5 años quemándolo con cucharillas calientes para complacer a su “macho”.

La pareja de presuntos degenerados fue identificada como Arianny Rugenni Matos Lopez (21) y Eduardo Rafael Ramos Hernández (37), quienes fueron apresados por funcionarios de la subdelegación Puerto Cabello de la Delegación estadal Carabobo.

La captura de “este par de joyitas” (como se refirieron a ellos vecinos de la zona), fue realizada en una casa del sector las Auyamas, calle Ezequiel Zamora de la parroquia Urama del municipio Juan José Mora.

Se supo que vecinos de la pareja de presuntos degenerados, llamaron a los agentes de la Policía Científica pues siempre escuchaban el desgarrador llanto del pequeño inocente, cada vez que supuestamente era víctima de trato cruel a manos de su propia madre y de su padrastro.

No eran chismes, era una horrorosa verdad

Al parecer, era el perverso padrastro quien le decía a su mujer que debían castigar al niño, quemándolo con cucharillas calientes “para que aprendiera a obedecer”.

Arianni hacía todo lo que le decía “su macho” para tenerlo contento y que no la dejara, sin importarle un cuerno el infinito sufrimiento físico y mental que le estaban infligiendo a su bebé.

Cuando llegaron los funcionarios a la casa de la malvada pareja, comprobaron con horror que no se trataba de chismes de los vecinos.

El pequeñito tenía marcas de quemaduras de primer grado en su carita. Incluso los agentes consiguieron la cucharilla con la que quemaban al niño y se la llevaron como prueba del monstruoso delito.

La degenerada madre y su “macho”, fueron esposados y mientras eran llevados presos, chillaban y decían que solo “estaban educando a su hijo”.

El niño fue llevado para una evaluación médica integral. La pareja de perversos fue puesta a la orden de la Fiscalía Vigésima Cuarta del Ministerio Público y ahora, enfrentarán graves cargos que podrían llevarlos a muchos años de prisión “por bichos”, como dijeron sus vecinos.