Cochinera del terror: Vigilante sería quien descuartizó doctora en consultorio al sur de Valencia

955
Parte de los restos descuartizados de la doctora fueron sacados este sábado del río Cabriales a su paso por la Ritec

Cristian Antonio Cooz/Fotos: Cortesía.-Sangrientos y pequeños pedazos de su cuerpo, fue lo que consiguió la noche de este viernes 26 de agosto la Unidad Canina K-9 Forense Nacional del Senamecf en un consultorio popular en la Escuela Dr. José Rafael Guerra Méndez al sur de Valencia, estado Carabobo; y por este macabro hallazgo,  las autoridades detuvieron como principal sospechoso del monstruoso asesinato de la doctora  Nardy Carolina Moreno Rubios,  a uno de los 3 vigilantes  de las instalaciones, quien había sido contratado para cuidar ¡una cochinera que el Consejo Comunal tenía en el sitio! Contraviniendo esto las más elementales normas de salud e higiene.

Así de horroroso, brutal y escalofriante, ha resultado el lamentable caso de la doctora Nardy Moreno de 46 años, que ha conmocionado a Valencia y a todo el estado Carabobo y que comenzó el pasado miércoles 24 de agosto con la extraña desaparición de la médico.

Según arroja la investigación del Cicpc, la doctora Nardy Moreno, fue dada como desaparecida ese mismo miércoles, luego que no regresara a su casa tras ir a trabajar al consultorio ubicado específicamente en la escuela Dr. José Rafael Guerra Méndez entre calle Farriar con Infante, parroquia Santa Rosa de la capital carabobeña.

Extraño mensaje lleno de “horrores ortográficos”

Esa tarde, el esposo de la doctora Nardy, recibió un mensaje cargado de “horrores ortográficos” desde el celular de la doctora Nardy que le decía que se iba a Colombia porque no aguantaba la situación económica.

Esto alertó al esposo, quien sabiendo su esposa no escribía con tales errores casi de analfabeta, se preocupó infinitamente, por lo que notificó del hecho a la policía. Las Fundaciones “Sonrisas Venezuela” y “Movimiento Social 21”, con las que también colaboraba la doctora Nardy, emitieron también un comunicado y fotos para saber de su paradero.

Desde el viernes 26, comisiones del Cicpc Valencia comenzaron la búsqueda de la doctora Nardy. Esta búsqueda llevó a los agentes del Cicpc a determinar que la doctora sí había ingresado a trabajar ese miércoles al consultorio popular donde apenas tenía 2 meses laborando, pero que no había salido de ahí.

Eso lo evidenciaban las grabaciones de cámaras de seguridad de locales aledaños. Así que, ubicando a la doctora en ese lugar, estaban casi seguros que permanecía dentro del colegio, ya fuera secuestrada o en el peor de los casos, muerta.

Cochinera del terror en la escuela

El Cicpc no descartó entonces que uno de los tres vigilantes que trabajaban en el sitio (2 cuidando la escuela y el consultorio y otro cuidando ¡una cochinera!) fuera el principal sospechoso del extraño caso. Pero todavía no había evidencias ni pruebas.

Así que el aciago viernes como a las 7:00pm, fue que los perros de la Unidad Canina K-9  del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses Senamecf, localizaron trozos de restos humanos como piel y vísceras.

Trascendió de manera extraoficial, que en esta cochinera del terror que funciona en esta escuela, los forenses encontraron una osamenta humana de otra víctima. Al parecer sería de otra víctima del vigilante asesino. Incluso hay quien fuentes vecinales que dicen que sería la de su mujer, a quien nadie le ha visto nunca más por la zona.

Trozos del cuerpo en la nevera y arrojados al Cabriales

El Cicpc interrogó a los 3 vigilantes, pero el que cuidaba a los cochinos del Consejo Comunal, fue quien al parecer confesó el horrendo crimen. Este diabólico vigilante habría confesado que él asesinó sin piedad y descuartizó a la doctora Nardy.

Presuntamente él la acosaba y como ella, que trabajaba solita ahí,  mantenía la distancia, el vigilante de cochinos decidió asesinarla ese miércoles en horas de la tarde en que ella se iba a retirar del consultorio popular. Con la frialdad de un demonio, este vigilante de cochinos habría confesado que parte del cadáver lo enterró en el sitio, otros trozos los metió a su nevera (porque él vivía en la escuela) y otros más grandes como brazos, piernas y cabeza, los arrojó al río Cabriales.

Este mismo sábado 27 de agosto muy temprano, las autoridades iniciaron la búsqueda de los restos de la doctora en el turbio Cabriales. Informes preliminares del mediodía de este sábado, indicaban que una de las piernas de la doctora fue encontrada en el curso del Cabriales a su paso por el puente de la Urbanización Ritec. Posteriormente consiguieron las otras extremidades y al parecer la cabeza, culminando la tétrica búsqueda del cuerpo desmembrado.

Faltaría que el Cicpc determine cómo fue que el vigilante de cochinos asesinó a la doctora y que sea imputado por fiscalía para que un juez seguramente lo envíe a su propio infierno posiblemente en la  cárcel de Tocuyito donde pagará por este monstruoso caso ha conmovido las fibras más sensibles de la comunidad carabobeña por su naturaleza sangrienta y diabólica.