Moscú se quejó: ¡Helicópteros de Ucrania destruyeron enorme depósito de combustible en Rusia!

169
Los ataques de Ucrania destruyeron tanques de petróleo en Bélgorod, Rusia

Por: Cristian Antonio Cooz.-Día 38 de la guerra. Antes del amanecer de este viernes 1 de abril, los pilotos y copilotos de tres helicópteros ucranianos fueron despertados. Se levantaron cansados, apenas si durmieron una hora o dos. Se despertaron con el rumor lejano de la guerra que ruge furiosa en medio de la ciudad de Járkov y el cielo negro, teñido de naranja en la lejanía, al este de Ucrania, a tan solo 40km de la frontera con Rusia.

Con aplomo, avanzan al puesto de mando, mientras ven en dirección al centro de la ciudad (la segunda más importante de su país), castigada por misiles rusos que caen día y noche sin piedad, por negarse a entregarse sumisa ante los pies del dictador del Kremlin.

Al llegar al centro de comando, un jefe militar con barba de muchos días y ojeras muy pronunciadas, les detalló la misión para la que habían sido elegidos. La importancia de la misma era que tendrían que subir a sus helicópteros de fabricación rusa e ir a “partirles la madre” a los rusos…en Belgorod, a 30 km dentro de la propia Rusia.

Con la misma moneda rusa

Los pilotos se miraron y asintieron. Quienes les miraron no pudieron atisbar emoción alguna en sus rostros pétreos, curtidos por la guerra, pero adivinaban lo que pensaban. Los que van a morir… pero al parecer no era eso lo que más les importaba a estos pilotos de Ucrania. Lo más importante era cumplir su misión, pagarles a los rusos con la misma moneda y dentro de su propio territorio.

Oficialmente sería la primera vez que Ucrania bombardearía territorio ruso (según los rusos), pero al parecer, esto ya se había hecho extraoficialmente el pasado miércoles 30 de marzo, cuando misiles balísticos tácticos Tochka de Ucrania, volaron un depósito de municiones también en Belgorod. Los golpearían dentro de su propia casa y eso era una bofetada para Putin, lo sabían, pero esta vez, la misión sería más peligrosa todavía. Seguro los estaban esperando por lo del miércoles.

Las tripulaciones subieron a sus helicópteros de transporte y ataque Mil Mi-24 de fabricación rusa y pusieron rumbo al este con un plan de vuelo meticulosamente preestablecido de no menos de 80km en total (40km en territorio de Ucrania y 30km en territorio ruso).  Cruzaron la frontera rusa volando a cota muy baja y se mantuvieron así por esos 30 kilómetros dentro del propio territorio ruso para esquivar sus radares y defensas antiaéreas, que parecieron estar ausentes.

Le regresamos los cohetes “con mucho cariño a Putin”

Al llegar al Oblast ruso de Belgorod, los helicópteros Mil Mi-24, también conocidos como “tanques voladores”, soltaron brutales descargas de misiles no guiados S-8 de 80mm contra al menos 8 enormes tanques de petróleo de la gigante estatal rusa Rosneft. Las explosiones fueron horripilantes. El suelo se estremeció y las lenguas de fuego abrasaron todo a su paso. Los rusos de la zona sintieron solo un poco lo que sienten los civiles de Ucrania con este infame guerra de Putin.

Algunos de los misiles lanzados contra el depósito de petróleo de Belgorod, llevaban escritas las frases: “se los regresamos con mucho cariño a Putin”. Y es que tanto los helicópteros Mil MI-24, como los misiles no guiados que destruyeron el depósito, son de manufactura de la extinta Unión Soviética.

Los rusos no los vieron venir. Estaban confiados porque no pesaron que Ucrania se atreviera a tanto. La sorpresa para los rusos se plasma en las declaraciones exaltadas del dueño de una imprenta local que dijo lo siguiente a la agencia estatal rusa TASS: “Helicópteros disparando cohetes contra nosotros (…) las ventas están dañadas, el equipo está destruidos (…) el techo está dañado”. Al parecer, los rusos comunes están siendo alcanzados por esta invasión de Putin y se dan cuenta que Ucrania no solo puede recibir golpes, también puede atacar.

Rusia se quejó del golpe: “así no podemos…”

El gobernador de Bélgorod, Vyachslav Gladkov confirmó el ataque en su cuenta Telegram y se quejó de que “Hubo un incendio en el depósito de petróleo debido a un bombardeo lanzado por dos helicópteros militares ucranianos, que entraron a territorio ruso volando a baja altitud”. Al menos 170 socorristas acudieron a la zona, según autoridades rusas.

A su vez, Dmitri Peskov, el portavoz de Putin, dijo que “Está claro que no se puede considerar esto como algo que va a crear las condiciones apropiadas para la continuación de las negociaciones. Así no podemos”. Ucrania le recriminó a Peskov que parece olvidar que sus misiles están masacrando indiscriminadamente a civiles (inluidos ancianos, mujeres y niños) enterritorio ucraniano.

Por este ataque por parte de los helicópteros de Ucrania, se reportaron largas filas de vehículos civiles en estaciones de servicio de Bélgorod para surtir combustible ante una posible escasez del producto.

Esta acción tan osada resultó todo un éxito, según fuentes del Ministerio de Defensa de Ucrania y con ella se ha demostrado lo lejos que está decida no solo a defenderse, sino también a atacar la línea de suministro de los invasores rusos.

Al menos tres helicópteros ucranianos de fabricación soviética Mil Mi-24, participaron en la operación