Pablo Aure: Histórica deserción de alumnos y profesores podría convertir a Venezuela en un país de analfabetas

284

Cristian Antonio Cooz. -Que la educación es uno de los pilares básicos para el desarrollo de un país, lo dejó muy claro el Libertador Simón Bolívar en su frase “Moral y luces son nuestras primeras necesidades”, pero desgraciadamente, la brutal crisis que ha hecho desertar a miles de profesores y alumnos de las instituciones educativas, podrían convertir a Venezuela en un país de analfabetas.

Así lo aseveró el abogado, profesor y Secretario de la Universidad de Carabobo, Pablo Aure, quien alerta sobre la inminente catástrofe de la educación venezolana.

Aure lamentó que uno de los países de Latinoamérica más avanzados cultural y educativamente hablando, con grandes logros en la educación en el siglo XX, ahora pudiera perderse en la negra noche de la ignorancia colectiva; descender más, hasta inevitablemente transformarse en un país de analfabetas.

Llamado a clases y maestros con hambre

Estas alertas las emite el profesor Pablo Aure, a propósito del llamado a clases que hace el gobierno chavista de Nicolás Maduro para este año escolar 2021.

“Sencillamente dada la pandemia de Covid-19, pero más aún, la crisis económica, social y política que vive Venezuela, hace muy difícil, casi imposible que maestros y profesores puedan asistir a sus amadas aulas, y mucho menos enseñar nada a alumnos con los estómagos vacíos”, sentenció.

Sueldo de miseria y la lucha por la existencia

Recordó Aure que no es un secreto que en Venezuela, la población lucha por la existencia, por conseguir comida y que los sueldos son ridículos frente a al monstruo de la inflación, “producto de años de políticas económicas socialistas”, destacó Aure.

Lamentó que Venezuela, el país de Andrés Bello, uno de los maestros de Bolívar, y uno de los hombres más notables de América, que hizo su enorme contribución al campo del conocimiento humano Latinoamericano y que en el siglo XIX sentó las bases de la exitosa educación chilena, termine en eso, siendo un país de analfabetas.

El profesor Aure recordó que otro prohombre y también maestro del Libertador como Simón Rodríguez, “ni se imaginaría que su legado haya sido destruido con tanta eficiencia”.

ACUDE, te estamos esperando

Aure recordó que para 2016, según la UNESCO, la tasa de alfabetización en Venezuela era de 97, 21%, pero que para este 2021, esa organización de la ONU no tiene ni idea de la triste realidad venezolana.

“El venezolano corre directo a los brazos de la ignorancia, a convertirse en analfabeta, dado el maltrato del gobierno hacia los educadores, alumnos y al sistema educativo en general”, indicó Aure.

Destacó que en la 4ta República, tan criticada por el chavismo, se estableció un efectivo sistema de escolarización de masas, la educación gratuita que se conjugaba con la privada, para obtener excelentes resultados.

“Incluso había un programa de alfabetización (1970-1980) para las zonas más alejadas del país que se llamaba “ACUDE” y eficiente expansión de la matrícula escolar e incluso existía el INCE, dónde se formaban los obreros calificados para el campo de trabajo”

“Esto garantizaba que Venezuela entraría al siglo XXI siendo una potencia educativa, una nación llena de Moral y Luces, pero… llegó el socialismo y destruyó toda esta obra”, dijo.

Destacó que con el advenimiento del chavismo, todo este eficiente sistema de escolarización, alfabetismo y conocimientos que llevarían a Venezuela a ser líder en las ciencias, las artes y demás campos del conocimiento humano, fueron reemplazados “por absurdas Misiones, degradación de la calidad de vida de los docentes, de los alumnos y de las mismas instituciones, como pasó con el excelente INCE, convertido en un mamotreto llamado Inces socialista”.

Sueldos no alcanzan ni para pasaje de una semana

Calcular el sueldo de un docente en Venezuela es difícil, por cuanto la inflación diaria destroza cualquier tabla de cálculos, pero un ejemplo sería que a un profesor graduado de la Asociación Venezolana de Educación Católica (Avec), cobraba en mayo de 2020 Bs. 665.905,20 por semana, al mes solo cobraba 2.663.620, 8 bolívares.

“Esa situación ha empeorado dramáticamente para este 2021 y en la actualidad, el sueldo de un docente no llega ni a los 3 dólares por mes. No le alcanza para comer y menos para el transporte diario. Y ahora el gobierno quiere que acudan a las aulas a dar clases cuando ese sueldo no da ni para una semana de pasaje”, especificó Pablo Aure.

Nefastas consecuencias

“Dadas las paupérrimas condiciones en que vive un educador en Venezuela, en contraste con la vida de lujos del Ministro Aristóbulo Istúriz, esto traerá nefastas consecuencias para la educación venezolana, dejando sólo un país de analfabetas”, Lamentó Aure.

El profesor Pablo Aure hizo un sentido llamado a las Universidades de Venezuela para que luchen por subsistir. Recomendó “reinventarse, buscar alternativos mecanismos de financiamiento para poder seguir impartiendo Moral y Luces en un país devastado por el socialismo del siglo XXI”, dijo.

Testimonio: Luis Laurentín

“Antes, en un aula para 30 alumnos, a veces se tenía que atender hasta 40, y los maestros y profesores no se daban abasto, pero ahora, los salones están desolados, la educación ha caído en el oscurantismo medieval, el socialismo está provocando el analfabetismo”, según las palabras testimoniales de Luis Laurentín, un hombre dedicado por muchos años a la contabilidad en el campo educativo.

Laurentín destacó que en un colegio afiliado en la parroquia de Flor Amarillo, de Valencia, estado Carabobo, “la directora me dijo que cupos hay, pero no tengo los suficientes docentes para atender los pocos alumnos, en una seccion tenia 24 alumnos y en otra 36, los cuales eran atendidos por un solo docente, esto quiere decir que, cuánto tiempo debe ocupar un docente para corregir tantas evaluaciones”.

Docentes prefieren dedicarse al comercio

Laurentín destacó que es lamentable que los docentes, aún amando sus profesiones, prefieran dedicarse a otras cosas, abandonar las aulas, obligados   a rebuscarse en el comercio para no morir de hambre ni su familia ni ellos, porque ya ser maestro no les reporta el sustento.

Recalcó Laurentín, que “a la triste realidad de los docentes, se agrega la del personal administrativo y obrero, quienes no reciben ayuda, y deben enfrentar falta de agua en las instalaciones educativas y falta de transporte y dinero para llegar a ellas”.

Luis Laurentín indicó también que es muy preocupante el asunto de las deserciones escolares y que concuerda con el Profesor y Secretario de la Universidad de Carabobo, Pablo Aure, de que esto sólo traerá analfabetismo y que se verá peor el panorama por el llamado a clases presenciales que pretende implementar el gobierno nacional. “Es un desastre, seremos un país de analfabetas”, concluyó.