Polivalencia atrapó cincuentón sadicón que abusó de una vecinita de 12 años en Parcelas del Socorro II

737

Cristian Antonio Cooz. -Un rolo ‘e cincuentón sadicón, fue capturado por funcionarios de Polivalencia, tras ser denunciado por la violación de una de su vecinita de 12 años de edad, en un monstruoso hecho ocurrido en el barrio Parcelas del Socorro II, al sur de la capital carabobeña.

El pervertido cincuentón sadicón apodado «el Juan», fue denunciado por la madre de la pequeña por ante el CMDNNA, por lo cual los agentes de Polivalencia fueron a «hacerle una visita», y no precisamente de cortesía.

Como lobo que regalaba cosas a sus víctimas

Según pudo conocerse, este cincuentón sadicón, que vivía con su esposa en una casa vecina de la víctima, actuaba como un verdadero depredador sexual.

Era como un lobo que regalaba cosas a sus víctimas, para endulzarlas y luego violarlas.

Esto fue presuntamente lo que el sadicón cincuentón hizo con su vecinita de 12 años, a quien le habría regalado golosinas y otras cosas a sus hermanas mayores.

Un día, aprovechando que su mujer no estaba en la casa, con engaños atrajo a la inocente víctima a su guarida donde abusó de ella en repetidas oportunidades.

Luego de haber saciado sus infernales instintos de bestia, el cincuentón sadicón amenazó a la niña, jurándole que si le decía a alguien, asesinaría sin piedad a su madre y hermanas.

Aterrorizada, la niña cayó por varios días, pero al final, presentando severos síntomas de dolor y malestar general, le contó todo a su madre.

Fue entonces que la indignada y atribulada madre denunció el hecho a la oficina de la CDMNNA, que a su vez notificó a Polivalencia, yendo los agentes adscritos a la Unidad Especializada de Niño Niña y Adolescentes ala casa del cincuentón sadicón, a quien sacaron esposado y lo pusieron a la orden del Ministerio Público.

Ahora, este depredador sexual, este cincuentón sadicón de Parcelas del Socorro, podría pasar muchos años en el temible Penal de Tocuyito donde pagará aquí en la tierra toda su maldad, como una escala antes de pagarlo en la otra vida, quizás en una de las pailas del infierno.