Polivalencia capturó choro que hurtó celular del carro de un “avispao” que lo dejó abierto en Lara con Branger

181

Cristian Antonio Cooz. – Un choro que le hurtó un celular a un ciudadano “avispao” que dejó el carro abierto, fue capturado por la Policía Municipal de Valencia Polivalencia en un procedimiento llevado a cabo en la Av. Lara con Branger, parroquia San Blas de la capital carabobeña.

Según la información de Polivalencia, un ciudadano sudando la gota gorda y jadeando,  se acercó a los funcionarios que patrullaban la zona para decirles que un merodeador con cara de boxeador masacrado, se había llevado su hermoso celular que él había dejado en el carro con las ventanillas abiertas.

Los agentes se movilizaron de inmediato hasta avistar al sospechoso, quien no había ido muy lejos.

Lo que le faltó fue dejar las llaves y el tanque con gasolina”

El choro peló los ojos y se chorreó al verse rodeado por los funcionarios. Hizo como para echarse a correr, pero se dio cuenta que como que no era como muy buena idea.

Los Polivalencia recuperaron el celular propiedad de la víctima de hurto y el choro confesó que él había agarrado el celular porque no resistió la tentación y se aprovechó del descuido de la víctima.

“El gafo ese dejó el carro parado en Lara con Branger y con los vidrios abiertos, el celular adentro; lo que le faltó fue dejarle las llaves pegadas y el tanque lleno pa’ que el choro se lo llevara. Como que cree que vive en el País de las Maravillas”, dijo un transeúnte curioso.

La víctima de hurto se defendió diciendo que él sólo dejó el carro abierto “un momentico” mientras entraba a comprar en un local comercial.

Choro “alquimista”

El choro quedó identificado como Luis Eduardo González de 40 años, quien al ser verificado a través del (Siipol), arrojó amplio prontuario policial por los delitos de robo genérico, hurto agravado y violencia física.

Pero además de esos antecedentes, sobre este choro pesan los cargos de tráfico ilícito de sustancias psicotrópicas, mezclas, sales, especialidades farmacéutica o sustancias químicas, así como también uso indebido de arma de fuego y tráfico de drogas. Todo un “alquimista” del crimen.

Polivalencia puso el caso a la orden del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial Carabobo.