Se decía pastor y gineco-obstetra para meterle mano a “las hermanas” de la iglesia

260
Se decía pastor y médico, pero no tenía estudios en teología ni en medicina

Cristian Antonio Cooz.-Agentes del Cicpc le echaron el guante a un pervertido sujeto que se autodenominaba pastor evangélico y doctor gineco-obstetra para “meter mano” a las hermanas de su congregación.

El falso pastor y gineco-obstetra identificado como José Gregorio Mujica de 31 años, fue atrapado por los funcionarios adscritos a la Delegación Municipal Punto Fijo, parroquia Los Taques, estado Falcón, Venezuela.

Este “pastor” fue denunciado por varias de “las hermanas” que asistían a su iglesia, luego de que varias de ellas se decidieran a hacerlo en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.

Lavado de cerebros a “sus ovejas”

Al parecer, el “pastor gineco-obstetra” tenía cierto tiempo cometiendo actos lascivos y abuso sexual contra quienes él mismo denominaba “sus ovejas”. Supuestamente muchas de las víctimas callaban porque la religión les obligaba a obedecer a su pastor, como supuestamente él mismo se los recordaba a cada rato y que si le desobedecían, se irían “al infierno”.

Aunque parezca inverosímil, muchas de las víctimas callaron bajo esas amenazas de fuego eterno, pero al final, los hechos cayeron por su propio peso, y “el que se ganaría una paila de primera fila en el infierno, sería el pastor”, como lo dijo un verdadero creyente que se acogió al anonimato.

Lo cierto es que en su autoinvestidura como pastor (no tenía estudios teológicos ni por correspondencia), este pastor chimbo elegía a las mujeres más bonitas en la iglesia y les ofrecía trabajo como secretarias para una supuesta fundación que dirigía y que se llamaba “Cónica”.

“Te doy trabajo, pero primero te chequeo”

El único requisito para obtener el trabajo, era que las “hermanas” se dejaran hacer un chequeo médico que incluía citología que él mismo les practicaría en un cuchitril ubicado en el sector Parque Amuay Abajo, en razón de su supuesta profesión de médico gineco-obstetra.

Huelga decir que este despreciable sujeto tocaba y abusaba de las víctimas, pero, la última de ellas, a la que forzó sexualmente cuando quiso impedirle que la tocara morbosamente en el falso chequeo médico y a la que seguía acosando en la iglesia, decidió hablar y las demás hermanas siguieron su ejemplo.

De acuerdo a la información oficial aportada por el Comisario Douglas Rico, jefe del Cicpc, este “pastor”, tenía antecedentes por violencia sexual y actos lascivos, pero aun así, engañó a mucha gente que iba a su “iglesia”.

Lubricante, hisopos y guantes

El pervertido sujeto fue apresado como ya se dijo en Falcón y durante su arresto le fueron incautados guantes quirúrgicos, hisopos para muestras biológicas e incluso lubricante íntimo que usaba con sus víctimas.

El caso fue puesto a la orden de la Fiscalía 16 del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial Penal para que la ley de los hombres lo juzgue por  sus diabólicas acciones, aunque los hermanos de su iglesia, dijeron que “la Justicia Divina dictará su verdadero castigo, porque nadie se burla de Dios”.